En Canarias, donde el sol brilla durante todo el año, se extiende la sombra de la pobreza

Manuel Expósito

227

En el archipiélago canario, donde el sol brilla sobre sus costas durante todo el año, la sombra de la pobreza se extiende más allá de sus playas paradisíacas, afectando a casi 790.000 residentes


 

Santa Cruz de Tenerife. La situación de la pobreza en Canarias ha mostrado una ligera mejora en el último año, aunque aún se encuentra muy lejos de los objetivos establecidos para 2030. Según datos recientes, el 36.2% de la población canaria se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que supone una ligera reducción respecto al año anterior, pero aún refleja la magnitud del desafío que enfrenta el archipiélago.

La crisis habitacional y el aumento del coste de vida, particularmente en vivienda y energía, son dos de los factores más críticos que contribuyen a la situación. El encarecimiento de los alquileres ha hecho que el acceso a la vivienda sea prácticamente imposible para las familias con menos recursos, exacerbando la pobreza energética y la incapacidad de muchos hogares para hacer frente a sus necesidades básicas.

Las cifras son especialmente alarmantes entre los colectivos más vulnerables: casi la mitad de los menores de edad en Canarias están en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Este dato pone de manifiesto que la pobreza en Canarias tiene un impacto significativo en la infancia, perpetuando un ciclo de pobreza que se transmite de generación en generación.

La brecha de género es otro aspecto preocupante, con una feminización de la pobreza que afecta desproporcionadamente a las mujeres, especialmente a aquellas que encabezan hogares monomarentales. La situación se agrava por la desigualdad salarial y de pensiones entre hombres y mujeres, lo que limita aún más los recursos disponibles para las familias lideradas por mujeres.

Las respuestas a esta situación han incluido el denominado «escudo social», que ha permitido una leve mejoría en los últimos dos años. Sin embargo, se subraya la necesidad de medidas estructurales a largo plazo que aborden las causas raíz de la pobreza y la exclusión social.

Cáritas Diocesana de Canarias ha señalado el incremento de las situaciones de exclusión social, especialmente entre mujeres en contexto de prostitución y personas migrantes, lo que refleja la complejidad de la problemática y la necesidad de una respuesta multidimensional que incluya la integración socioeconómica y el apoyo a la empleabilidad.

La situación en Canarias es un reflejo de las desigualdades estructurales que persisten en la sociedad, donde a pesar de las mejoras en los ingresos medios por persona, la capacidad de los hogares para afrontar gastos imprevistos sigue siendo baja, especialmente en comparación con otras regiones de España.

En conclusión, mientras Canarias haya logrado algunos avances en la reducción de la tasa de pobreza, el camino hacia la erradicación completa de la pobreza y la exclusión social es largo y complejo. Se requiere un compromiso continuo y coordinado entre el gobierno, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales para implementar soluciones sostenibles que aborden tanto las necesidades inmediatas como las causas subyacentes de la pobreza en el archipiélago. La solidaridad, la innovación y la voluntad política serán cruciales para cambiar el curso de esta lucha, asegurando que el paraíso canario sea accesible para todos sus habitantes.


 

Resumen
En Canarias, donde el sol brilla durante todo el año, se extiende la sombra de la pobreza
Nombre del artículo
En Canarias, donde el sol brilla durante todo el año, se extiende la sombra de la pobreza
Descripción
Exploramos la situación de la pobreza en Canarias, donde casi 790.000 personas enfrentan riesgos de exclusión social. Analizamos causas, consecuencias y posibles soluciones a través de datos recientes y el papel crucial de organizaciones como Cáritas y el Banco de Alimentos
Autor