ANPE pide un gran pacto político, social y territorial tras los «preocupantes» datos del último Informe PISA

301

El sindicato mayoritario de la enseñanza pública no universitaria del Archipiélago pone de manifiesto la urgente necesidad de que se cumpla la Ley Canaria, que fija en el 5% del PIB la inversión mínima en Educación, para frenar la brecha existente


 

Santa Cruz de Tenerife.

ANPE Canarias, el sindicato mayoritario en la enseñanza pública no universitaria del Archipiélago, pone de manifiesto la urgente necesidad de generar un gran pacto político, social y territorial para frenar la brecha educativa existente entre las comunidades autónomas y que tanto afecta a las Islas, entre las regiones con peor rendimiento académico, según el último Informe PISA. Además, alerta de que el incumplimiento de la Ley Canaria, que establece que se debe invertir el 5% del PIB para Educación, en el presupuesto de 2024 seguirá acentuando esta situación.

Tal y como se ha hecho público en los últimos días,  los resultados del Informe PISA son «preocupantes» para Canarias y vienen a demostrar la necesidad de avanzar en un cambio de paradigma que se sustente en el cumplimiento de la Ley Canaria y la inversión del 5% del PIB en Educación. Sin embargo, el presupuesto para este sector en el Archipiélago en 2024 sólo alcanza el 4,2% del PIB; es decir, se invertirán 2.373 millones de euros, frente a los 56.486 millones de PIB estimados.

Así las cosas, Canarias aparece como la cuarta comunidad autónoma por la cola en gasto educativo y, en consecuencia, entre las peores paradas en el Informe PISA edición tras edición.

Este análisis, creado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que nace con el objetivo de coordinar las políticas económicas y sociales entre los 38 estados que la componen, se ha centrado en la evaluación de tres competencias troncales: matemática (competencia principal de este ciclo), lectora y científica, y se incorpora otra competencia considerada innovadora como es el pensamiento creativo. En España, han participado 30.800 estudiantes, una amplia muestra representativa de la población total del alumnado de 15 y 16 años en todas las comunidades y ciudades autónomas.

Los resultados arrojan un descenso generalizado en todas las materias de las que se han examinado en el Informe PISA, desplome que es general en casi toda Europa. La OCDE señala varios factores, entre ellos, los efectos de la COVID y el cierre de los centros educativos.

En Canarias, los resultados han sido alarmantes. Los estudiantes de las islas figuran a la cola en todas las ramas evaluadas. De esta manera, en Matemáticas, las Islas obtienen una puntuación de 447 puntos, frente a los 473 de la media española. En Lectura, sólo obtienen 463 puntos, por encima de Andalucía y Catalunya, pero muy por debajo de la media nacional, 474. Mientras que en Ciencias, el Archipiélago alcanzó 473 puntos, el mismo número que Andalucía y 12 puntos por debajo de los resultados del país (485).

Cabe señalar que la comparativa autonómica muestra distancias de hasta 40 puntos entre Canarias y otras comunidades con mejores resultados académicos. Esto equivale a dos cursos escolares de distancia.

Pese a todo, España es de los países europeos que reportan un descenso menos acusado en los resultados del Informe. Esto es debido, en gran medida, a la apuesta por la presencialidad y al buen hacer de los docentes del país, «que han realizado un gran esfuerzo sin reconocimiento suficiente». «Gracias a su profesionalidad se siguen salvando las deficiencias y carencias del sistema educativo. Por ello, en España es ineludible mejorar la valoración de la profesión docente, buscando un sistema de selección, formación y reconocimiento acorde a los países que lo pusieron en marcha hace años y suelen obtener los mejores resultados en el informe», señala este sindicato.

Para ANPE, el informe, una vez más, «muestra las grandes diferencias entre las distintas comunidades autónomas y subraya los puntos débiles del sistema educativo: la necesidad de coherencia y vertebración del sistema, la rigidez de la estructura, un modelo pedagógico que favorece el abandono del alumnado y una formación profesional que merece ser puesta en valor».

En este escenario, «debemos ser capaces de lograr un acuerdo entre todos los agentes políticos y sociales que impulse verdaderamente la educación en nuestro país». ANPE se reafirma en que es imprescindible:¡

    • Un Pacto o al menos un Acuerdo de Estado político, social y territorial que vertebre el sistema educativo de manera que se eviten las enormes desigualdades entre comunidades autónomas.

    • Apostar decididamente por la calidad de la enseñanza pública, mediante el aumento del gasto público que asegure la adecuada dotación de medios y recursos tanto personales como materiales.

    • La atención al profesorado debe ser prioritaria. Es imprescindible legislar un estatuto docente, que contemple sus derechos y deberes, su valoración y dignificación ante la sociedad, y una verdadera carrera profesional que haga la docencia más atractiva y motivadora.

ANPE Canarias exige que la Educación «sea una verdadera prioridad que permita abordar con profundidad los cambios y reformas que necesita nuestro sistema educativo precedidos de un Pacto o Acuerdo de Estado a nivel político, social y territorial que de estabilidad y cohesión al sistema educativo y establezca el consenso necesario en las cuestiones básicas de su modelo y estructura, financiación, organización y  evaluación que impulse una educación de calidad para todos y asegure el principio de igualdad de oportunidades y de cohesión social en cualquier parte del territorio nacional».


 

Resumen
ANPE pide un gran pacto político, social y territorial tras los "preocupantes" datos del último Informe PISA
Nombre del artículo
ANPE pide un gran pacto político, social y territorial tras los "preocupantes" datos del último Informe PISA
Descripción
El sindicato mayoritario de la enseñanza pública no universitaria del Archipiélago pone de manifiesto la urgente necesidad de que se cumpla la Ley Canaria, que fija en el 5% del PIB la inversión mínima en Educación, para frenar la brecha existente
Autor