Los grupos del Parlamento apoyan por unanimidad Central Hidroeléctrica de Chira-Soria

Todos los estudios y modelos desarrollados por el ITC llegan a la misma conclusión: el salto de agua es imprescindible.

89
Comisión de Cambio Climático del Parlamento canario./ Cedida.
Comisión de Cambio Climático del Parlamento canario./ Cedida.

Santa Cruz de Tenerife.- Los grupos del Parlamento de Canarias mostraron hoy su apoyo unánime al proyecto de la Central Hidroeléctrica de Chira-Soria, un almacenamiento para energías renovables insustituible e inaplazable que ahorrará 100.000 barriles de petróleo al año, que conferirá al sistema una seguridad tal que evitará que Gran Canaria sufra ceros energéticos, que es compatible con la protección del territorio y que creará 3.500 puestos de trabajo.

“No existe alternativa, la alternativa es no hacer nada y no hacer nada sí que tiene un impacto inasumible”, sentenció hoy el ingeniero Yonay Concepción, director técnico de Chira-Soria, junto al director de I+D+i del ITC y responsable del Plan de Transición Ecológica de Canarias, Gonzalo Piernavieja, quien expuso que no solo es imprescindible, sino que hará falta otra similar para garantizar la penetración de las renovables en Gran Canaria.

En el marco de la Comisión de Cambio Climático del Parlamento canario, Concepción expuso los pormenores de la gran obra de ingeniería que supone el salto de agua de Gran Canaria y Piernavieja todos los estudios realizados para lograr una Canarias descarbonizada, análisis, proyecciones y modelos minuciosos que llegan a la misma conclusión: Chira-Soria es imprescindible.

Asimismo, respondieron a las preguntas de los grupos, que uno a uno ofrecieron su respaldo al proyecto, y también hubo unanimidad en que el trabajo siga teniendo como prioridad que tenga el menor impacto posible, como de hecho está previsto que sea, supeditado ahora al informe de impacto ambiental que previsiblemente emitirá el Gobierno canario en abril.

En el caso de Gorona del Viento, elogiado a nivel mundial y visitado desde extremos lejanos del planeta, hubo que dinamitar terreno y abrir un túnel de 500 metros en un entorno que es Reserva de la Biosfera y de hecho nadie pone en duda los beneficios del proyecto. Y es que precisamente el mandato de la Unesco de compatibilizar la naturaleza con la vida fue otro de los argumentos esgrimidos por los grupos para defender Chira-Soria, cuyo mayor impacto sería construir las presas, pero ya cuenta con ellas.

También obtuvieron aclaraciones como que la dinamita que se utilizará es la mitad de la que se emplea en la carretera de La Aldea o la que se empleó en la de Puerto Rico-Mogán, que no hay que ejecutar 24 kilómetros de carreteras nuevas porque aprovecha la existentes y apenas harán falta tres de entrada a las instalaciones, y que la salmuera se verterá donde no hay sebadales.

Canarias cuenta con más de 300 desaladoras, centrales que han sido su gran salvación frente a la escasez de agua, solo Gran Canaria desala al día 200.000 metros cúbicos, mientras que la de Santa Agueda, que incorporará la última tecnología, desalará 7.800, y para verter la salmuera, es decir, la sal sobrante de la desalación, se utilizará el difusor venturi, el mejor que existe, a una concentración de apenas el 10 por ciento de lo permitido.

Esta desaladora permitirá además contar con 700.000 metros cúbicos de agua al año que serán elevados a Tejeda y Artenara, de manera que ya no faltará agua para regar en las cotas altas, que lograrán así la soberanía hídrica.

Por otra parte, la seguridad de las presas está estudiada y asegurada para todos los niveles, de hecho Soria presenta mejor comportamiento cuando está llena.

Piernavieja recordó que los hogares canarios solo pagan el 40 por ciento de lo que cuesta producir la energía en Canarias, pues la generación es mucho más costosa que en la Península, y que para pagar lo mismo que en territorio continental, el Estado aporta 700 millones de euros al año, de los que Chira-Soria hará que se ahorre 120 millones, de manera que el desembolso de 400 millones que va a realizar el Estado “está más que justificado”.

El Plan de Transición Ecológica de Canarias ya tiene definidas tres de sus nueve estrategias, entre ellas la de almacenamiento, para lo que se han hecho  cálculos y radiografías para todas las islas, incluido el cruce de la última información cartográfica con la catastral para definir todas las superficies que pueden albergar placas solares, pues la primera apuesta es el autoconsumo y su almacenaje, seguida de las baterías que necesitarán las redes de distribución y transporte. En el mejor de los casos, con una optimización máxima, el almacenaje que supone Chira-Soria siempre es necesario.

Es muy importante, tal como destacaron los grupos, la vulnerabilidad de los sistemas aislados, sin embargo otra de las ventajas de Chira Soria es su robustez, lo que librará a Gran Canaria de apagones absolutos como los sufridos en Tenerife.

La Agencia Internacional de Energías Renovables, prosiguió Piernavieja, prevé que la implantación de saltos de agua se duplique en el mundo, tanto es así que ya es denominada “la pila del planeta”, pues ya es el sistema que se emplea para almacenar el 96 por ciento de la energía renovable del mundo por ser el más eficaz, barato y sostenible, no así las minas de litio, cuya mayor pila en el mundo, la de Australia, tiene una capacidad 25 veces inferior a la de Chira Soria.

Por todo ello, los grupos reiteraron su respaldo al proyecto, lo elogiaron y agradecieron la enseñanza que supuso escuchar a los especialistas, las aclaraciones realizadas y la necesidad de seguir apostando por las energías limpias en Canarias toda vez que las fuentes son todas endógenas, desde el sol al viento, pasando por el agua y hasta el calor de la tierra, y procurarán la independencia energética del archipiélago.

Resumen
Los grupos del Parlamento apoyan por unanimidad Central Hidroeléctrica de Chira-Soria
Nombre del artículo
Los grupos del Parlamento apoyan por unanimidad Central Hidroeléctrica de Chira-Soria
Descripción
Todos los estudios y modelos desarrollados por el ITC llegan a la misma conclusión: el salto de agua es imprescindible.
Autor