El Cabildo exige a España y Europa acogida digna y derivación de migrantes para evitar que Canarias sea una cárcel atlántica

El Cabildo insta a la ONU a que haga celebrar el referéndum del Sáhara como única vía para garantizar la paz en la región

240
Antonio Morales y Carmelo Ramírez./ Cedida.
Antonio Morales y Carmelo Ramírez./ Cedida.

Las Palmas de Gran Canaria.- El Cabildo aprobó hoy en pleno una moción que exige una política coordinada del Gobierno de España y la Unión Europea consensuada con las instituciones locales que garantice una acogida digna de las personas migrantes que llegan a Canarias acompañada de derivaciones hacia otros territorios para evitar que las islas y en especial Gran Canaria se conviertan en una cárcel atlántica.

La moción aprobada hoy será dirigida a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la Comisaria Europea de Interior, Ylva Yohansson, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, los responsables de las carteras de Interior, Migraciones y Defensa, Fernando Grande-Marlasca, José Luis Escrivá y Margarita Robles, y al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres.

El Cabildo señala que las 20.000 personas llegadas este año huyendo de la miseria y la guerra son la punta de lanza de un flujo migratorio que no cesará tras el cierre de la frontera del Mediterráneo, hecho que ha motivado que las mafias desvíen las rutas al archipiélago, la más peligrosa del mundo y que ha provocado miles de muertes en el mar, de ahí que solicite también reforzar los medios para detener el coste en vidas.

Por todo ello, la Institución insular demanda poner fin a la descoordinación entre ministerios para afrontar esta situación de extrema gravedad en las islas, lo que ha provocado alarma social y un deterioro de la atención de las personas migrantes, como se ha comprobado con crudeza en el muelle de Arguineguín.

Asimismo, el Cabildo considera urgente e inaplazable la derivación a otros territorios de los 2.000 menores migrantes que son atendidos por el Gobierno de Canarias, cabildos, ayuntamientos y organizaciones no gubernamentales.

Además, la propuesta del Cabildo reclama garantizar el adecuado control sanitario de todas las personas migrantes que llegan a Canarias para no poner en riesgo los resultados positivos en las islas de las acciones contra la COVID-19, esenciales para activar la economía y en especial el sector turístico.

El acuerdo del Cabildo reconoce el excelente trabajo en condiciones difíciles y muchas veces sin recursos suficientes de las organizaciones, personas voluntarias, cuerpos de seguridad y salvamento, y personal sanitario. Por supuesto, condena cualquier actitud racista, xenófoba, de rechazo al pobre, así como todo tipo de manifestación o incitación de odio a lo diferente.

Igualmente, el Cabildo clama por una verdadera política de solidaridad y cooperación con los países empobrecidos que incluya la solución pacífica de conflictos y el respeto de los Derechos Humanos como única vía para frenar el movimiento migratorio de millones de personas, en especial en el caso de África, el continente más pobre de todos, que vive además un crecimiento poblacional exponencial y que se encuentra a apenas cien kilómetros de Canarias, el destino de sus sueños empujados por su miseria.

El Cabildo insta a la ONU a que haga celebrar el referéndum del Sáhara como única vía para garantizar la paz en la región

El Cabildo de Gran Canaria ha acordado en pleno reclamar al secretario general de la ONU, António Guterres, y al Consejo de Seguridad que haga cumplir las resoluciones para celebrar el referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental, moción que también insta al Gobierno de España y a la UE a trabajar en una solución que prevea la libre determinación como única vía para garantizar la paz en la región.

El acuerdo que el Cabildo hará llegar a las organizaciones internacionales y al Gobierno español tiene lugar con el enfrentamiento bélico iniciado hace dos semanas en el Sáhara Occidental de fondo, si bien la Institución insular señala que el conflicto lleva 45 años enquistado, aunque ahora el futuro del pueblo saharaui se encuentra en su momento más crítico desde la firma de los acuerdos de paz en 1991.

La Institución insular cree que la comunidad internacional tiene en su mano hacer cumplir la legalidad en este territorio sujeto a un proceso de descolonización tutelado por la ONU y con parte del territorio ocupado por Marruecos, si bien subraya que hasta el momento ni el Consejo de Seguridad ni la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) han sido capaces de poner fin al problema.

Asimismo, el Cabildo insta al Gobierno español a incrementar la acción humanitaria y la cooperación con los campamentos de refugiados para aliviar las extremas condiciones de vida y cubrir sus necesidades, agudizadas por la pandemia.

La crisis bélica entre el ejército de Marruecos y las fuerzas saharauis fue provocada por una incursión de las fuerzas armadas marroquíes para atacar a manifestantes civiles que se expresaban pacíficamente contra la exportación ilegal de bienes y recursos del Sáhara Occidental, concluyó el consejero de Solidaridad Internacional del Cabildo, Carmelo Ramírez.