La persistente sequía en Canarias: desafíos y respuestas ante la crisis hídrica

Manuel Expósito.

103
Balsa de Valle Molina, en Tegueste, Tenerife. | balten.es
Balsa de Valle Molina, en Tegueste, Tenerife. | balten.es

 

La sequía en Canarias se ha convertido en una de las preocupaciones más acuciantes para el Archipiélago, afectando no solo a la agricultura sino también al suministro de agua para consumo humano y otros usos. Los agricultores y ganaderos del archipiélago han expresado su malestar y la necesidad urgente de un plan específico contra la sequía que incluya ayudas para los más afectados. La situación ha llevado al sector primario a planificar movilizaciones para demandar acciones concretas y apoyo financiero, tanto a nivel local como europeo, para compensar las pérdidas y adaptarse a las condiciones adversas​​.

La sequía afecta de manera desigual a las islas, desafiando tanto a los ecosistemas naturales como a las comunidades humanas. En Tenerife, la disminución de precipitaciones afecta el abastecimiento de agua y la agricultura. La Palma, con sus paisajes verdes, enfrenta riesgos de incendios forestales y restricciones de agua. En La Gomera, la sequía pone en peligro sus bosques únicos y la agricultura. El Hierro, conocido por su sostenibilidad, trabaja en soluciones innovadoras para la gestión del agua. Gran Canaria ve afectadas sus reservas hídricas, impactando la vida cotidiana y los cultivos. Lanzarote y Fuerteventura, ya de por sí áridas, implementan técnicas avanzadas de desalación y reutilización de agua para mitigar los efectos de la sequía. Cada isla enfrenta sus propios desafíos, impulsando estrategias adaptativas y resilientes frente a este fenómeno global.

Ante esta crítica situación, se plantean soluciones centradas en el uso de recursos no convencionales como el agua desalada y regenerada, especialmente en zonas bajas y de mayor densidad poblacional, donde la desalación es viable. Sin embargo, estas soluciones enfrentan el desafío de su elevado costo energético y la necesidad de una gestión integral que involucre a todas las administraciones y sectores afectados​​.

La sequía en Canarias no es solo una crisis ambiental sino también socioeconómica, con profundos impactos en la agricultura, el suministro de agua y la calidad de vida de los habitantes. La respuesta a esta crisis requiere de un enfoque multifacético que incluya la adaptación a las nuevas realidades climáticas, el apoyo a los sectores más afectados y la inversión en tecnologías y prácticas sostenibles para la gestión del agua. La colaboración entre los gobiernos local, regional y la Unión Europea, así como la participación activa de la comunidad, son fundamentales para superar los desafíos presentes y futuros de la sequía en Canarias.


 

Resumen
La persistente sequía en Canarias: desafíos y respuestas ante la crisis hídrica
Nombre del artículo
La persistente sequía en Canarias: desafíos y respuestas ante la crisis hídrica
Descripción
La sequía está redefiniendo el futuro de Canarias, afectando desde la agricultura hasta el suministro de agua, y las medidas innovadoras adoptadas para enfrentar este desafío climático
Autor