El Rey declara abierta la XV Legislatura

313

La presidenta del Congreso ha señalado que «el Parlamento es, sin duda, la espina dorsal de una democracia» y un «elemento indispensable para la libertad de nuestras sociedades»


 

Madrid.

El Congreso de los Diputados y el Senado se han reunido en sesión conjunta de las Cortes Generales este miércoles, 29 de noviembre, a las 11:00 horas para la Apertura Solemne de la XV Legislatura. Su Majestad el Rey, Don Felipe, ha presidido la sesión y ha declarado abierta la legislatura ante los diputados y senadores en el Hemiciclo de la Cámara Baja.

La Solemne Apertura de la legislatura está prevista en el artículo 5 del Reglamento del Congreso. En ella han tomado la palabra la presidenta del Congreso, Francina Armengol, y S.M. el Rey, que han estado acompañados en la tribuna presidencial del Hemiciclo por S.M. la Reina, Doña Letizia, por Su Alteza Real la Princesa de Asturias, Doña Leonor, el presidente del Senado, Pedro Rollán, y los miembros de las Mesas de ambas Cámaras.

Sus Majestades los Reyes han llegado a las 11:00 horas a la Carrera de San Jerónimo, escoltados por el Escuadrón de la Guardia Real, donde estaban en formación el Batallón de Honores, cuatro compañías del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire y del Espacio y de la Guardia Civil con Bandera, escuadra de gastadores, banda y música. La Familia Real ha sido recibida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Teodoro Esteban López Calderón.

A continuación, el Rey ha recibido honores militares y ha pasado revista al Batallón de Honores, acompañado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el teniente general jefe del Cuarto Militar de la Casa de Su Majestad el Rey y el teniente coronel jefe del Batallón de Honores. La comitiva se ha trasladado hasta la escalinata del Palacio de la  Carrera de San Jerónimo donde han sido recibidos por la presidenta del Congreso y el  presidente del Senado y han saludado al resto de miembros de las Mesas de la Cámara Baja y de la Cámara Alta.

La comitiva ha accedido al interior del Palacio por la Puerta de los Leones. Ya en el Vestíbulo de Isabel II, el cortejo, precedido y cerrado por los maceros de las Cortes Generales, ha avanzado a través del Salón de los Pasos Perdidos y ha entrado en el Hemiciclo a través de la escalera de la Galería del Orden del Día, que da acceso directo a la tribuna presidencial. 

En el Salón de Sesiones, habilitado para dar cabida a los diputados y senadores convocados a esta sesión conjunta de las Cortes Generales, la Familia Real ha sido recibida con el himno nacional. Seguidamente, la presidenta del Congreso ha abierto la sesión, y ha pronunciado su discurso.

El Parlamento, «la espina dorsal de una democracia» 

Ha empezado recordando las Cortes de León de 1188, que «alumbraron la práctica moderna de la representación parlamentaria». Su «esencia transformadora» debe «seguir siendo nuestro faro», ha apuntado Armengol.

La presidenta del Congreso ha señalado que el Parlamento «es, sin duda, la espina dorsal de una democracia» y un «elemento indispensable para la libertad de nuestras sociedades». Ha argüido que el debate es «el medio adecuado para determinar el interés general, el bien común y la verdad compartida» y ha añadido que «el diálogo y la concordia son nuestras grandes fortalezas». Además, ha sostenido que «debate, diálogo, escucha activa y respeto» son «nuestras herramientas» y ha reclamado hacer «buen uso de ellas, desde la lealtad y el compromiso, porque siguen siendo artífices de la esperanza y la libertad de nuestras sociedades».

En su intervención, Armengol ha querido recordar las palabras que Manuel Marín, el entonces presidente del Congreso, pronunció en la apertura solemne de la VIII Legislatura, en abril de 2004: «No debemos olvidar que la Constitución fue, es y será siempre nuestro punto de encuentro».

Asimismo, apelando a diputados y senadores, Francina Armengol ha apuntado que «la ciudadanía está esperando que solucionemos sus problemas, que seamos un reflejo de sus necesidades». Ha defendido que «el entendimiento es clave en esta nueva época de pluralidad de la Cámara» y ha pedido «ejercitar la capacidad de escucha y de persuasión» y «ejercitar nuestra facultad para la empatía». También ha exhortado a comprometerse no sólo a «ejercer el parlamentarismo de forma leal y honesta», sino también a «evitar, en todo momento, su degradación y, por supuesto, su desaparición».

«Vayamos adelante con esta legislatura, que sostendrá las tormentas y las alegrías a las que se enfrenten la sociedad y nuestro país. Caminemos con esperanza y optimismo hacia ese futuro mejor y más justo que está en nuestra mano», ha concluido.

Cada legislatura, «un anillo del tronco de nuestra democracia»

A continuación, Armengol ha dado paso a S. M. el Rey que ha iniciado su discurso señalando que «las legislaturas son la medida del devenir de la vida política» y que «cada nuevo mandato parlamentario configura un anillo del tronco de nuestra democracia». 

Asimismo, Don Felipe ha destacado que «el pueblo español ha depositado en sus señorías el bien político más preciado: la confianza. Les ha confiado la tarea de que el pluralismo político aquí representado impulse la mejora de las condiciones de vida de las personas y grupos en que se integra».

«El Parlamento como institución representativa genera, como valor político primordial, la integración de diferentes opciones y proyectos dentro de nuestra Constitución», ha subrayado S.M. el Rey.

En su discurso también ha agradecido el «afecto recibido en este Hemiciclo» el pasado 31 de octubre cuando la Princesa de Asturias prestó el juramento previsto en la Constitución como heredera de la Corona.

S.M. el Rey ha recordado que «miles de jóvenes de la misma edad que la Princesa ejercieron por primera vez su derecho de voto» en las elecciones generales del 23 de julio. Y bajo dicho pretexto, ha instado a los ciudadanos españoles a legar a sus jóvenes «una España sólida y unida, sin divisiones ni enfrentamientos, en la que puedan desenvolver sus vidas y proyectar sus ilusiones», para afrontar el futuro con confianza.

«Me corresponde ahora el honor y el privilegio de declarar abierta la XV Legislatura», ha proclamado S.M. el Rey. Concluidos los discursos, la presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, ha levantado la sesión.

Una vez finalizado el acto en el Hemiciclo, la Familia Real se ha dirigido de nuevo al Salón de Conferencias para saludar a las autoridades e invitados en orden protocolario. Tras los saludos, las autoridades se han dirigido a la Carrera de San Jerónimo y SS.MM. los Reyes se han colocado en el podio de honor para asistir al desfile militar en su honor por parte de la Agrupación de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, con el que ha concluido el acto de Solemne Apertura de la XV Legislatura.


 

Resumen
El Rey declara abierta la XV Legislatura
Nombre del artículo
El Rey declara abierta la XV Legislatura
Descripción
La presidenta del Congreso ha señalado que "el Parlamento es, sin duda, la espina dorsal de una democracia" y un "elemento indispensable para la libertad de nuestras sociedades"
Autor