El PP de Santa Cruz defenderá la libertad educativa en el Pleno de este viernes

Los Populares reivindican la necesidad de “abandonar el sectarismo en cuestiones tan importantes como la Educación”

128
Carlos Tarife, portavoz adjunto de los Populares en el Ayuntamiento./ Cedida.
Carlos Tarife, portavoz adjunto de los Populares en el Ayuntamiento./ Cedida.

Santa Cruz de Tenerife.- El Partido Popular de Santa Cruz de Tenerife defenderá en el Pleno Ordinario de este viernes “la libertad educativa”, presentando una moción para instar al Gobierno de Canarias a rechazar los preceptos impuestos por la conocida como Ley Celáa, que en palabras del portavoz adjunto de los Populares chicharreros, Carlos Tarife, “se caracteriza por el sectarismo y la voluntad de adoctrinamiento en las aulas”.

Tarife adelanta que “los Populares invitaremos a los miembros del consistorio capitalino a instar al ejecutivo autonómico a que siga la senda de las Autonomías que ya han declarado que no impondrán esta Ley educativa, que es al extremo injusta, puesto que está condenando a la desaparición tanto a la educación concertada como a la educación especial”.

Por otro lado, Carlos Tarife pone de manifiesto que “desde el Partido Popular creemos que la libertad de cada familia a la hora de elegir cuál es la educación que quieren para sus hijos debe primar sobre la voluntad de adoctrinamiento del partido de turno, en este caso el PSOE y Podemos, cuyas políticas públicas se caracterizan por imponer un modelo que coarta las libertades individuales y elimina el pensamiento crítico”.

“La Educación- incide Tarife- no es un arma política, sino un derecho de las personas”, e insiste en que “es insano para la democracia que los partidos políticos traten de politizar las aulas, que deben ser espacios para el aprendizaje y la socialización, con unos criterios sólidos de pluralidad y transparencia”.

Refiriéndose a la eliminación del español como lengua vehicular en las aulas, el portavoz adjunto de los Populares santacruceros señala que “la Educación no puede ser una moneda de cambio en las negociaciones de los partidos políticos”. “Es más- reclama el edil-: los políticos tenemos la obligación de garantizar un sistema educativo competitivo, que tienda a la desaparición del fracaso escolar, y que garantice que las personas que se están formando actualmente reciban una educación de calidad, que los transforme en grandes profesionales en el futuro”.

“Si no trabajamos en esa senda”, concluye Tarife, “estamos condenados a fracasar como sociedad”.