El PP denuncia el cinismo de Román Rodríguez para  intentar engañar a la gente con la fiscalidad

Australia Navarro califica de alarmante el “afán fiscal del Gobierno en una coyuntura económica extraordinariamente delicada”

259
La presidenta del Partido Popular de Canarias y su portavoz, Australia Navarro. Cedida. NOTICIAS 8 ISLAS
La presidenta del Partido Popular de Canarias y su portavoz, Australia Navarro./ Cedida

Las Palmas de Gran Canaria.- El Partido Popular de Canarias ha cuestionado al consejero de Hacienda del Gobierno autonómico, Román Rodríguez, en su pretensión de engañar a la ciudadanía diciendo que las modificaciones fiscales al alza que prepara no afectarán a las rentas bajas y a la gente de a pie.

La presidenta del PP de Canarias, Australia Navarro, ha manifestado al respecto que “es rotundamente falso, y el consejero Rodríguez lo sabe, asegurar que una nueva subida en la fiscalidad indirecta (IGIC) no dañará la economía de las rentas bajas y de la gente de a pie”, señaló.

La también portavoz del Grupo Popular en el Parlamento canario recuerda que “la fiscalidad indirecta, al gravar el consumo en todas sus facetas, no discrimina unas rentas respecto a otras y presiona por igual tanto a todas las empresas y a todas las familias de Canarias”. 

“Es más –continúa Australia Navarro- una subida de la fiscalidad indirecta penaliza más a las rentas bajas por tener éstas menor capacidad adquisitiva; a diferencia de la fiscalidad directa (IRPF) que sí responde a un criterio de progresividad de acuerdo a la renta del contribuyente”.

La líder de los populares canarios animó a Román Rodríguez “a abandonar un discurso demagógico y cínico que sólo puede obedecer a la voluntad de engañar, porque no queremos creer que el consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias peque de ignorancia y desconozca que el IGIC grava sin discriminar por nivel de renta”.

A juicio de Australia Navarro, “en el discurso de Rodríguez y del conjunto del Gobierno autonómico subyace en el fondo el error habitual de la izquierda de creer que el dinero está mejor en las arcas públicas que en el bolsillo de los contribuyentes”.

De igual forma, señaló que “es especialmente alarmante este afán fiscal del Gobierno en una coyuntura económica extraordinariamente delicada, que amenaza  con una recesión que nos podría conducir de nuevo a un círculo vicioso de cierre de empresas, destrucción de empleo, caída en los ingresos públicos y debilitamiento de las políticas de Bienestar social”.