La Policía Local levanta, en la última semana, 132 actas por diversas infracciones, entre ellas 26 “botellones”

Los agentes detectaron y disolvieron 26 “botellones” en el municipio capitalino

159

Santa Cruz de Tenerife.- La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha instruido 132 actas en la última semana por diversas infracciones, principalmente por el consumo de alcohol en las vías públicas y no usar adecuadamente las mascarillas de protección individual. En estos días se ha incrementado el número de “botellones” ante los que ha intervenido el cuerpo de seguridad capitalino, en concreto han sido 26 casos distribuidos por distintos lugares de la geografía municipal.

Esta semana, junto a esta práctica se han detectado numerosos incumplimientos en bares y establecimientos de venta al detalle, que incumplían tanto los horarios de cierre como la venta de bebidas alcohólicas. Otra cuestión que se mantiene es la atención a las numerosas denuncias de vecinos debido a fiestas en domicilios particulares, bien sea por el número excesivo de participantes o por los ruidos y molestias que causaban.

La concejala delegada de Seguridad Ciudadana, Vial y Movilidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Evelyn Alonso, ha insistido en el mensaje de autoprotección que deben asumir la ciudadanía. “La única manera de reducir los contagios y de salir de esta situación pasa por cumplir con unas mínimas normas; es mejor ser prudentes ahora que lamentarnos más adelante si se adoptan medidas más duras que nos pueden devolver a la casilla de salida, parando la actividad de nuestra ciudad, pueblos y barrios”, declaró.

Alonso reconoció como factor positivo el crecimiento de la colaboración ciudadana con la Policía Local, “advirtiéndonos de comportamientos irresponsables y la falta de respeto a las normas preventivas, aunque es cierto que no siempre los agentes de las Unidades Operativas y de la Unipol, pueden atender el gran número de requerimientos que tenemos, especialmente los fines de semana”, concluyó.

Las estadísticas semanales apuntan a la tramitación de 73 actas por no utilizar la mascarilla; aunque también figuran las denuncias por fumar en lugares prohibidos, hasta tres casos; celebrar reuniones de más de diez personas; 16 actas por tenencia o consumo de drogas y ocho casos de actos de desobediencia a las indicaciones de los agentes. La Policía Local también tuvo que intervenir ante las actividades de una decena de personas que propugnaban que no se hiciera caso a las recomendaciones sanitarias y se congregaron en la plaza de La Candelaria.

Respecto al “botellón” destaca un punto de encuentro detectado en la zona de Añaza, vinculado a un pequeño supermercado que incluso dispuso mesa y nevera en el exterior del local para que media docena de personas bebieran en la calle los productos que compraban en su interior. También se repiten actuaciones en la zona conocida como barranco Molina, bajo el viario del barranco de Santos, donde hasta 14 personas fueron sancionadas por consumir alcohol y drogas.

También fue necesario intervenir en el parque de Las Indias donde un grupo de jóvenes bebía alcohol, al parecer adquirido en un establecimiento de 24 horas próximo al lugar. El muelle de Añaza; los alrededores del cementerio de San Rafael y San Roque; o en la parte baja de María Jiménez fueron otros focos donde se actuó contra esta práctica. Las fiestas en domicilios en las que intervinieron los agentes locales se centraron en el barrio Salamanca, Santa Clara y zona centro.

Los problemas con locales se concretaron en la calle Capitán Gómez Landero, donde un establecimiento, pese a la insistencia policial, mantuvo su actividad de madrugada obstaculizando la labor de los agentes, se instruyeron dos nuevas sanciones al respecto. En El Sobradillo y en Los Majuelos también hubo bares cuyos clientes no respetaban las normas preventivas. Las patrullas policiales, como cada semana, extremaron el celo en las zonas de ocio para que se mantuvieran los horarios de cierre establecidos y las actividades autorizadas, tanto de la avenida Francisco La Roche, zona de la calle El Clavel o alrededores de la calle Víctor Zurita Soler.

Como curiosidad cabe mencionar el caso de una ciudadana que, durante la noche del siete de noviembre, acumuló hasta cuatro propuestas de sanción por alteración del orden, desobediencia a las indicaciones de los agentes o la negativa a identificarse, entre otras.