Nómadas digitales: un impulso económico con enfoque sostenible

702

En el archipiélago canario, la creciente tendencia de los nómadas digitales no solo redefine el turismo tradicional, sino que también presenta una oportunidad única para revitalizar la economía local de manera sostenible


 

Santa Cruz de Tenerife. Las Islas Canarias, conocidas por sus paradisíacas playas y clima idílico, están emergiendo como un destacado destino para los “nómadas digitales”, aquellos profesionales que combinan el trabajo remoto con el deseo de vivir temporalmente en diversos lugares del mundo. A diferencia de los trabajadores tradicionales, que están vinculados a una ubicación física específica, los nómadas digitales aprovechan la flexibilidad de su empleo para viajar y cambiar de residencia con frecuencia, sin dejar de cumplir con sus obligaciones laborales. Esta modalidad de trabajo ha sido facilitada por el avance de Internet y las herramientas digitales que permiten la comunicación y la gestión de tareas desde cualquier lugar donde exista una conexión estable. Este fenómeno, que fue potenciado por la globalización digital y los cambios en las dinámicas laborales acelerados por la pandemia de COVID-19, ha captado la atención del Gobierno de Canarias.

La consejera de Turismo y Empleo del Gobierno de Canarias, Jéssica de León, anunció recientemente en comisión parlamentaria la puesta en marcha de un ambicioso plan para atraer a nómadas digitales a las islas, con una inversión inicial de 700,000 euros provenientes de los fondos Next Generation de la Unión Europea. Este plan, que comenzará a implementarse en 2024, tiene como objetivo captar principalmente a aquellos profesionales que, gracias a su trabajo remoto, pueden contribuir a la economía local sin necesidad de una infraestructura empresarial tradicional en la isla.

El enfoque de Canarias hacia los nómadas digitales se centra en ofrecer un ambiente propicio para el trabajo a distancia, con una excelente conectividad a internet, una oferta de alojamiento flexible y espacios de coworking bien equipados. Además, el archipiélago ofrece una calidad de vida elevada y un costo de vida competitivo comparado con muchas ciudades europeas, lo que lo convierte en un lugar atractivo no solo para trabajar, sino para vivir.

Uno de los principales beneficios que este tipo de turismo aporta a las islas es la diversificación económica. Tradicionalmente dependiente del turismo masivo, Canarias busca con esta iniciativa no solo atraer a un nuevo perfil de visitante, sino también mitigar los impactos del turismo estacional y la sobreexplotación de recursos naturales vinculados a un turismo más tradicional. Además, la llegada de nómadas digitales puede contribuir significativamente a la economía local mediante el gasto en servicios, alojamiento y actividades recreativas, promoviendo así un modelo turístico más sostenible y de menor impacto ambiental.

Este cambio de paradigma turístico también representa una oportunidad para las islas menos pobladas del archipiélago, como La Gomera, El Hierro y La Palma, que podrían beneficiarse del aumento de visitantes durante todo el año, ayudando a equilibrar las disparidades económicas regionales y fomentando el desarrollo de infraestructuras de manera más sostenible y controlada.

En este sentido, el gobierno regional está poniendo las bases para transformar el archipiélago en un hub digital que busca mejorar la digitalización del tejido productivo y la administración pública, asegurando que Canarias no solo atraiga a nómadas digitales, sino que también se establezca como un líder en innovación y sostenibilidad dentro de Europa.

La iniciativa, que aún tiene detalles por definir, como la implementación específica del plan, promete ser un punto de inflexión para la economía canaria, orientándola hacia un futuro más resiliente y adaptado a las nuevas realidades del mercado laboral global.


 

 

Resumen
Nómadas digitales: un impulso económico con enfoque sostenible
Nombre del artículo
Nómadas digitales: un impulso económico con enfoque sostenible
Descripción
En el archipiélago canario, la creciente tendencia de los nómadas digitales no solo redefine el turismo tradicional, sino que también presenta una oportunidad única para revitalizar la economía local de manera sostenible
Autor