NC compromete a Sánchez a considerar Canarias como la región más sensible al cambio climático

El acuerdo bilateral con el PSOE demanda al Gobierno estatal que tramite la primera área eólica marina del Estado y una ley de movilidad sostenible

227
Luis Campos, portavoz parlamentario de Nueva Canarias. Cedida. NOTICIAS 8 ISLAS.
Luis Campos, portavoz parlamentario de Nueva Canarias./ Cedida.

Santa Cruz de Tenerife.- Nueva Canarias (NC) ha comprometido al presidente, Pedro Sánchez, a considerar al Archipiélago como la región más sensible al cambio climático. El acuerdo bilateral con el PSOE federal demanda al Gobierno estatal que tramite la primera área eólica marina del Estado, una ley de movilidad sostenible que favorezca el uso de vehículos alternativos, el transporte guiado y un plan de carriles guagua-VAO.

Junto con el desarrollo del fuero y el Estatuto, el documento suscrito entre ambas formaciones políticas para la investidura contempla todo un programa de compromisos destinados a combatir el cambio climático.

Aprobada, el pasado 21 de enero en Consejo de Ministros, la Declaración de Emergencia Climática y, en paralelo, anunciar que contempla llevar en 100 días a  las Cortes Generales su plan de acción contra el cambio climático, en forma de proyecto de ley; Nueva Canarias detalló hoy las medidas y propuestas contenidas en su acuerdo bilateral.

En primer lugar, el documento dice que se considere a las islas como la región «más sensible» en materia de cambio climático, lo que supone el desarrollo de escenarios climáticos temporales y de emisiones futuras, así como la evaluación de las vulnerabilidades actuales y futuras de los ecosistemas, incluidos los socioeconómicos.  

En opinión de los nacionalistas progresistas es la «única» manera de conocer, «de verdad», la dimensión del cambio climático. En especial, tal y como específica el documento, el Estado tendrá que tener en cuenta las referencias de la nueva directiva europea de energías renovables de las Regiones Ultraperiféricas (RUP).

También que se articulen, al amparo de la futura ley de transición energética, medidas específicas para «acelerar» dicha transición en Canarias.

Estas medidas deberán contemplar la I+D+i en las redes eléctricas inteligentes (fotovoltaica y baterías, entre otras), para conocer el potencial geotérmico de las islas y en las tecnologías para mejorar la eficiencia energética como los edificios de consumo casi nulo, las luminarias y la climatización, entre las principales.

Nueva Canarias apuesta por consolidar al Archipiélago como un laboratorio natural de ensayos mundial para el crecimiento azul sostenible. Tras la puesta en marcha del primer aerogenerador offshore del Estado, «lograremos posicionarnos como un referente» tecnológico, según los nacionalistas progresistas. Para ello, se plantea que el Ejecutivo estatal tramite la primera área eólica marina de España.

Por otro lado se recuerda, en el acuerdo, que el Estado y Europa demandan lugares para certificar la tecnología marina y que Canarias va a situarse como un banco de pruebas  de sectores como las  energías renovables marinas, la robótica y las actividades submarinas, las biofactorías en el mar así como en la acuicultura, tecnología azul inteligente y para limpiar los océanos.

La puesta en marcha de un plan de reducción de emisiones es otro de los compromisos suscritos, con plazos fijos establecidos como la disminución de un 55% de CO2 para 2030 y cero emisiones netas para 2050. Para lograr cumplir estos objetivos, según NC, se requiere de un calendario «claro» de reconversión de los sectores fósiles y su reflejo en el marco jurídico-constitucional.

Ambas formaciones políticas defienden la aprobación de una ley estatal de movilidad sostenible, financiada adecuadamente para fomentar el transporte público municipal e intermunicipal, nuevas infraestructuras que favorezcan el uso de vehículo alternativos como la bicicleta, los carriles guagua-VAO así como el transporte guiado.

Esta norma, tal y como especifica el documento, obligará a las entidades municipales y supramunicipales a desarrollar un plan de movilidad para que, en 2030, las emisiones vinculadas al transporte se hayan reducido a la mitad.