La gestión del patrimonio en La Laguna, menos excusas y más trabajo

192
José Alberto Díaz, portavoz del Grupo Municipal de Coalición Canaria. Cedida. NOTICIAS 8 ISLAS.
José Alberto Díaz, portavoz del Grupo Municipal de Coalición Canaria./ Cedida

La gestión del patrimonio histórico y cultural es una tarea compleja que requiere mucha dedicación, formación, consenso, colaboración interadministrativa entre las instituciones y debate con técnicos, especialistas y profesionales que muchas veces tienen visiones distintas sobre las actuaciones a desarrollar y la manera de llevarlas a cabo.

Y si ya de por si es compleja esa tarea, lo es más aún cuando se trata de gestionar el patrimonio de una ciudad histórica considerada Patrimonio Mundial por la UNESCO, como lo es desde el año 1999 San Cristóbal de La Laguna, inscrita en esa prestigiosa lista junto a otras catorce ciudades españolas, por su trazado urbana o por conservar más de seiscientas edificaciones de tradición mudéjar.

A ello se une además no solo la ciudad histórica que  conserva un patrimonio de valor universal excepcional, sino que en la mayoría de los distintos pueblos y barrios de su territorio, se atesoran todo tipo de patrimonios, siendo significativo el denominado patrimonio inmaterial referido a las tradiciones festivas, el folclore, la artesanía o las representaciones diversas.

Desde el gobierno municipal durante los años 2015 a 2019, liderado por Coalición Canaria, nos propusimos ir dando respuestas, preparar proyectos y actividades para seguir impulsando la gestión del patrimonio en sus vertientes de conservación, rehabilitación y difusión; impulsando, a su vez, la participación de los diversos agentes (partidos políticos, entidades culturales, asociaciones vecinales, Universidad, Obispado, técnicos…) en el Consejo Municipal de Patrimonio Histórico y aprobando por unanimidad, y con elogios, una estrategia de gestión, llevando también a ese foro, de carácter asesor y consultivo, toda una serie de proyectos de singular significación.

Como complemento de esa tarea, también hicimos amplias gestiones para que San Cristóbal de La Laguna fuera reconocida en su singularidad como única ciudad de Canarias Patrimonio Mundial, ante el Gobierno central, ante el Gobierno de Canarias y ante el Cabildo de Tenerife, recabando apoyo económico que complementara y ampliara los recursos propios municipales.

Esa tarea dio sus frutos con las consignaciones y posterior subvención del Gobierno de Canarias de cuatro millones de euros y la firma de dos convenios para proyectos de reurbanización y peatonalización, rehabilitación de inmuebles y difusión del patrimonio de la ciudad histórica; con la consignación de más de un millón de euros en los presupuestos del Estado para la rehabilitación del convento de Santo Domingo, o la firma del convenio con el Cabildo de Tenerife para la financiación al 50% de la consolidación, recuperación y puesta en uso de las ruinas de la antigua iglesia de San Agustín. Todos esos recursos han sido ingresados en las arcas municipales.

Los encargos externos o la redacción por los servicios municipales de los proyectos, la aprobación y firma de los convenios, la generación del crédito en la hacienda municipal, la aprobación y supervisión de los proyectos, que en su mayoría además deben serlo por varias administraciones con competencias en patrimonio histórico (como el Cabildo), lleva  consigo diversos y complejos trámites administrativos.

En esa tarea nos aplicamos y empeñamos, y fuimos solventando esos trámites y llegamos a licitar la reforma del pavimento de la calle Tabares de Cala, la rehabilitación de la Casa Anchieta o la consolidación de las ruinas de San Agustín.

Igualmente, iniciamos las gestiones para solicitar  ampliar la vigencia de los convenios con el Gobierno de Canarias, lo que permite la cláusula ocho de los mismos por hasta cuatro años (lo que llevaría el convenio de 2017 hasta el año 2021 y el de 2018 al año 2022), exponiendo la complejidad de ejecutar las obras.   

En cuanto a proyectos, dejamos culminados los del convento de Santo Domingo, la restauración de la portada de la casa del Corregidor y el de la ermita de San Miguel, y también un proyecto para la museografía de la Casa Anchieta, habiendo encargado de este último una actualización de su presupuesto, así como la reurbanización de la calle alcalde Alonso Suárez Melián y parte de la calle Bencomo.

También exigimos y conseguimos que el Gobierno de Canarias encargara el proyecto de restauración y puesta en uso de la primera y segunda crujía del Palacio de Nava, de su propiedad, así como la actualización del Plan Director del mismo, que conlleva la definición del uso para algunos espacios como centro de interpretación histórica, cosa que algunos descubren ahora. Que por no saber ni saben que en el presupuesto del Gobierno de Canarias de 2020 existía una partida de 100 mil euros que no se ha ejecutado, y que en el del 2021 hay otra de 800 mil euros que esperemos sean capaces de ejecutar para este proyecto.

Estos son los hechos y la realidad de parte del trabajo que hemos realizado en torno al patrimonio histórico y cultural en el anterior mandato. Desde la legitimidad democrática que nos da el haber ganado las elecciones el pasado 26 de mayo de 2019, y de ser Coalición Canaria el grupo político mayoritario en el Ayuntamiento de La Laguna, exigimos al gobierno municipal actual que trabaje para culminar esta tarea, sin excusas, y que reclame también a las otras administraciones que continúe implicándose en la financiación de acciones, cosa que por ahora y tras los presupuestos de 2020 y 2021 tanto en el Cabildo, como en el Gobierno de Canarias como en el del Gobierno de España brillan por su ausencia. Porque lo que toca es trabajar y resolver los procedimientos, aunque entendemos que en muchas ocasiones es más fácil hablar de problemas que aportar soluciones.

Y esto es solo lo referente a la ciudad histórica y básicamente al patrimonio material o de inmuebles. Ya nos detendremos en otro momento por las acciones de difusión, las exposiciones, las publicaciones, los proyectos sobre el patrimonio arqueológico o el patrimonio inmaterial,  y un largo etcétera que hoy brillan por su ausencia.

Lo entendemos porque hemos tenido la responsabilidad de gobernar y de tomar decisiones, mientras otros partidos políticos y personas solo buscaban la confrontación y el jaleo (y así les fue en las elecciones perdiendo votos y representación municipal). Curioso es que ahora se dan cuenta, en algunas de sus propias palabras, que no es lo mismo predicar que dar trigo, o escucharles decir que llevaban cuatro años haciendo una oposición intensa, pero que el Ayuntamiento por dentro no es como se lo imaginaban, porque desconocían muchas cosas. Así que, menos excusas y más trabajo.

José Alberto Díaz Domínguez                                                                              Portavoz del Grupo Municipal de CC-PNC en el Ayuntamiento de La Laguna

Resumen
La gestión del patrimonio en La Laguna, menos excusas y más trabajo
Nombre del artículo
La gestión del patrimonio en La Laguna, menos excusas y más trabajo
Descripción
Artículo de opinión de José Alberto Díaz, exalcalde de La Laguna y portavoz del grupo municipal de Coalición Canaria-PNC
Autor