El Cabildo abrirá en dos días un segundo carril y construirá tres carriles paralelos antes del 1 de enero para luego derribar y reconstruir la GC-1

Hoy se adjudicó por la vía de emergencia las tres obras por 1,5 millones, los trabajos se realizarán en tres turnos los 7 días de la semana

324
Rueda de prensa del consejero de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez. Cedida. NOTICIAS 8 ISLAS.
Rueda de prensa del consejero de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez./ Cedida.

Las Palmas de Gran Canaria.- El Cabildo de Gran Canaria coserá el terraplén que sostiene la GC-1 de manera provisionalísima para reabrir el carril central de la GC-1 en dos días, al mismo tiempo iniciará la construcción de tres carriles junto a la vía actual antes del 1 de enero, de forma que a partir de ese momento, con el tráfico de entrada a la capital ya normalizado, pueda derribar la plataforma y muro de contención para reconstruir toda la calzada en los próximos meses.

Así lo explicaron hoy el consejero de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez, junto al jefe de Servicio de Obras Públicas, Francisco Rodríguez-Batllori, y la jefa provincial de la Dirección General de Tráfico, Eva Canitrot, tras las reuniones de urgencia mantenidas esta mañana con el Ayuntamiento capitalino, representantes del Gobierno canario, la Guardia Civil, Policía Local y el sector de transporte público y privado, entre otros, para tomar todas las decisiones de manera coordinada tras el derrumbe que se produjo a las 4 de la madrugada.

Acometer estas obras en estos tiempos precisa trabajos en tres turnos los siete días de la semana para minimizar los efectos sobre el tráfico, asimismo han sido suspendidas las vacaciones navideñas del personal, que sí parará el 25 de diciembre y el 1 de enero.

En cualquier caso, la colaboración ciudadana será imprescindible para afrontar la situación que se ha generado tras el asentamiento de la plataforma debido a las lluvias.

Las principales recomendaciones son usar el transporte público, compartir vehículo, salir con antelación en previsión de las inevitables retenciones, y evitar el efecto mirón, pues ir aún más lento para ver bien las obras o fotografiarlas genera mayores retenciones, así como ir cambiando de carril porque parece que el otro va más rápido, por lo que también hay que evitar los cambios injustificados.

Una de las primeras medidas ha sido prohibir la circulación de vehículos pesados por el único carril que hay en estos momentos para entrar a la capital por la GC-1, en primer lugar por seguridad, y también por fluidez. Deben usar la GC-3 e incorporarse a la Avenida Marítima por los túneles de San José, donde les será reservado el carril de incorporación para mayor rapidez.

Ello incluye las guaguas, por lo que el consejero ya cerró con Global que habilite lanzaderas en guaguas de menor envergadura que unan la Estación de San Telmo con la zona hospitalaria sin coste añadido.

Asimismo, la calzada será completamente cerrada de 23 horas a 5.30 de la madrugada y han sido suspendidas las obras de reasfaltado que se estaban acomentiendo a distintas alturas de la GC-1.

Adjudicada por la vía de emergencia

El Cabildo adjudicó hoy por la vía de emergencia estas tres obras –abrir el carril central en dos días, construir tres paralelos ¡en tres semanas, y la completa reconstrucción de la plataforma y el muro-, por algo más de 1,5 millones de euros a la empresa Lopesan por cumplir las condiciones para iniciar cuanto antes estos trabajos.

Muro antiguo

El muro fue construido en los años 70 y forma parte de la docena de plataformas y contenciones que la Consejería de Obras Púbicas prevé reconstruir el próximo año por su antigüedad. Estaba siendo vigilado desde que en enero aparecieron las primeras fisuras y fueron reparadas, en diciembre aparecieron grietas que no hacían prever el derrumbe, pero las lluvias precipitaron los acontecimientos y la obra será acometida de inmediato.

Ayer, ante el incremento del tamaño de las grietas fue cerrado el carril derecho y el Cabildo mantuvo un equipo de vigilancia, lo que permitió presenciar el derribo y cerrar de inmediato el carril central.

En síntesis, concluyó el consejero, lo más urgente es habilitar el carril del centro en los próximos dos días, así como lograr acometer tres carriles paralelos -en la zona que actualmente ocupa un jardín de cincuenta palmeras- en tres semanas, lo que normalizará el tráfico porque volverá a haber tres carriles para los 75.000 vehículos que transitan a diario por la autovía.

Será tras ello cuando se pueda acometer la gran obra de derribo y reconstrucción de la plataforma y el muro, que será de unos 60 metros de largo por 12 de alto.

En toda esta situación sobrevenida será fundamental la colaboración ciudadana, insistió. El Cabildo informará de cualquier cambio o incidencia, así como de las rutas alternativa y la marcha de los trabajos por sus de Twitter y Facebook @grancanariacab y @carreterasgc.

El Cabildo de Gran Canaria pide no quitar la red a las tortugas encontradas enredadas en mallas para no hacerles más daño

Las dos tortugas encontradas ayer enredadas en 17 kilos de redes de pesca, el equivalente a que una persona intente vivir con 170 kilos a cuestas y además luchar contra el oleaje, fueron arrastradas a la orilla a tiempo de ser salvadas gracias a que un corredor las vio y alertó a la Policía Local y esta al Cabildo para que rescatara a los animales. La Institución insular pide a la población seguir siempre este ejemplo y, sobre todo, no intentar quitar las redes al animal porque puede sufrir mayores daños.

El personal del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo elogió este proceder, lo considera de libro. El técnico responsable de estas tortugas, Manuel García, explica que sí se puede recortar el grueso, pero no lo que toca su cuerpo, que será retirado incluso con bisturí. Asimismo, aunque sea fácil de liberar, la tortuga no debe ser devuelta al mar porque puede tener daños internos, es mejor trasladarla al centro y que sea examinada y atendida por el equipo veterinario de la Institución insular.

Este hallazgo es la consecuencia de acciones humanas, subrayó la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, puesto que se trata de mallas de pesca profesionales, aunque no se sabe su procedencia porque las corrientes marinas las pueden haber transportado desde muchos puntos.

El problema no son solo los vertidos de redes, también de bolsas de basura, latas y botellas en los barrancos porque tarde o temprano son arrastrados por la lluvia al mar.

Jiménez también quiso destacar que si bien la acción humana ha causado este daño a las tortugas, fueron también personas las que las salvaron, por lo que agradeció al corredor su acción, así como a los agentes que intervinieron.

Teléfonos a los que llamar

Quien encuentre una tortuga o cualquier animal herido, puede llamar tanto al 112 como al Cecopin al 928350286 y al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre al 928351970, para que su personal especializado dé las primeras indicaciones y acuda a su rescate. En cualquier caso, puede ser puesta en una caja seca en un lugar fresco hasta que llegue el personal de Medio Ambiente.

Estas dos tortugas fueron atendidas en el centro y trasladadas hoy al Centro de Taliarte junto a una tercera que apareció igualmente enredada en redes en Las Canteras hace tres semanas, más pequeña aún, y aunque sobrevivirá corrió menos suerte porque tenía una aleta colgando y finalmente hubo que amputársela.

Las tres fueron puestas en piscinas y formarán parte de un proyecto de la Unión Europea, que quiere que las tortugas sean bioindicadores de la salud del mar, por lo que será controlado el alimento y el agua para analizar las defecaciones y los niveles de microplásticos.

Canarias es una zona en la que se encuentran tortugas de dos colonias principalmente, la de Cabo Verde y la de Florida, y pasan su juventud en las islas, y de hecho en el sur de Gran Canaria hay una zona al abrigo de los alisios que es de sus preferidas.

En aproximadamente un mes llegará el momento más emocionante para quienes hayan tratado con las tortugas, que será liberarlas al mar tras comprobar que se alimenta, defeca y nada, es decir, que está preparada para continuar su vida en los mares y océanos del Planeta.