El 23% de los ancianos canarios están en riesgo de pobreza

Canarias se sitúa como la tercera comunidad con mayor riesgo de pobreza entre las personas mayores de 65 años con un 22,9%

651
Anciano. AIS Group. NOTICIAS 8 ISLAS
Anciano./ AIS Group

Las Palmas de Gran Canaria.- Canarias se sitúa como la tercera comunidad con mayor pobreza entre las personas mayores de 65 años con un 22,9%. Son datos de los indicadores Habits Big Data construidos por la consultora AIS Group en base a la información del INE. Habits Big Data incluye cerca de 1.800 indicadores que recogen información sociodemográfica y económica de las familias españolas y de las características específicas de cada una de las diferentes zonas del territorio.

Entre los mayores canarios, los tinerfeños tienen la menor tasa de población en riesgo de pobreza de las islas con un 22,8%%, mientras que en la provincia de Las Palmas la tasa alcanza el 23%.

Los datos nacionales reflejan una  tasa de población en riesgo de pobreza en España entre los mayores de 65 años del 15,6%.

“La erradicación de la pobreza es el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, sin embargo, en España la población en riesgo de pobreza supera el 21% si consideramos al total de los habitantes”, comenta Agustí Amorós, director de desarrollo de negocio de AIS. “Al analizar las diferentes franjas de edad  -añade-, se observa que los niños son los que sufren una situación de mayor riesgo ya que el 26,2% de esta población vive en hogares en riesgo de pobreza. En el caso de los mayores de 65 años, uno de cada seis vive en riego de pobreza”.

Mapa de tasa de la población mayor de 65 años en riesgo de pobreza
Mapa de tasa de la población mayor de 65 años en riesgo de pobreza

La situación de los mayores varía en función de la zona de residencia. Así, mientras en País Vasco y Navarra la tasa de los que se encuentran en riesgo de pobreza es del 6,3% y del 6,5% respectivamente, en Extremadura supera el 28%. Las zonas donde mayor es la tasa de riesgo de pobreza entre las personas de más de 65 años son, además de Extremadura, Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha y Murcia. Por el contrario, las cifras más bajas se dan en País Vasco, Navarra, Catalunya, Aragón y Asturias.

Datos por provincias

Por provincias, Cáceres presenta la tasa más elevada de personas mayores residiendo en hogares en riesgo de pobreza, un 30%. Le siguen Córdoba (27%), Badajoz (27%), Guadalajara (25,5%) y Málaga (23,9%). A estas cinco le sigue  un numeroso grupo de provincias meridionales. En la mitad norte de la península, Pontevedra ofrece la tasa mayor, un 15,2%, casi en la media nacional.

Al otro extremo de la lista, además de las tres provincias vascas y Navarra, figuran Soria con una tasa del 7,1%, Teruel (8,8%), Barcelona (9,7%), Huesca (9,9%) y Segovia (9,9%). En el resto de provincias, la tasa supera ya el 10%.

Datos para alcanzar los ODS

Según Agustí Amorós, “la información de la tasa de pobreza en los distintos grupos de edad permite conocer el nivel de cumplimiento de los ODS. No obstante, para tener una visión mucho más amplia y rigurosa, es necesario recurrir a una gran batería de indicadores que nos permita calcular el grado de avance hacia la Agenda 2030 de Naciones Unidas de nuestro territorio, ya sea a nivel nacional, autonómico o municipal”.

En esta línea, AIS Group en colaboración con el Observatorio de la Sostenibilidad y la Fundación Ciudadanía publicaron el Informe 17×17, que hacía un primer acercamiento al estado actual del cumplimiento de los ODS en cada comunidad autónoma. “Nuestro objetivo es repetir la experiencia y facilitar a los gobiernos regionales un análisis que revele de una manera mucho más detallada y precisa el punto en que están en su desempeño para que sean capaces de poner en marcha políticas orientadas a la conquista de los ODS”, comenta Amorós.

Según el portavoz de AIS Group, los objetivos son ambiciosos y hay que trabajar mucho para para alcanzarlos en 2030. “Para eso es importante saber dónde hay más carencias y dónde más fortalezas para determinar dónde hay que poner el foco”, concluye Amorós.