Aclaraciones sobre los gatos

134

Todo el mundo sabe lo que es un gato, o pretende saberlo. Si hablamos de ellos como mascotas se trata de un animal que fue domesticado hace varios miles de años y que ha acompañado al ser humano prácticamente allá donde ha ido, incluido islotes donde ha sido compañía de fareros. A raíz de la iniciativa del Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los animales se han intensificado las declaraciones de animalistas a favor y de conservacionistas en contra del mismo.

Tanto el más acérrimo defensor de estos felinos como los políticos que han propugnado la posible futura normativa se equivocan en equiparar los distintos tipos de gatos. Y sí, hay varios tipos que apenas se parecen unos a otros. En primer lugar está el gato doméstico, con las variantes del que tiene dueño y el que no. En el primer caso se pueden dar a su vez dos tipos: el que se mantiene restringido en su domicilio, y al que se le permite deambular por los alrededores; los sin dueño son animales que se mueven por las calles y que algunos vecinos apenados les suministran comida. Estos últimos son los que incorrectamente con frecuencia se les denomina “ferales”, una traducción del inglés que en general se refiere a gatos asilvestrados, y que según la  RAE quiere decir: “Cruel, sangriento”. Luego están los asilvestrados, confundidos a menudo por animalistas con los sin dueño; estos son gatos que se han adaptado a la vida silvestre y que no dependen en absoluto del suministro de alimento por parte del ser humano; son tan salvajes como cualquier animal silvestre, y probablemente ningún animalista ha conseguido verlos porque son muy sigilosos, de actividad nocturna, y viven alejados de núcleos urbanos.

¿Qué se sabe sobre los efectos a la biodiversidad nativa de estos distintos tipos de gatos? Los que permanecen en su domicilio son mascotas inofensivas; los que deambulan por pueblos y ciudades, tanto con dueño como sin ellos, aunque estén bien alimentados depredan sobre especies introducidas como ratones y ratas pero también sobre la fauna nativa de los alrededores especialmente sobre lagartos y aves. ¿Y qué pasa con los asilvestrados? Pues que producen daños sobre la biodiversidad, y siendo generalistas, se alimentan tanto de reptiles como aves y mamíferos; han sido responsables de la extinción de especies, y en el caso de Canarias han causado el declive de poblaciones de aves marinas y lagartos gigantes como el de El Hierro, La Gomera y Tenerife; además suponen una amenaza para el resto de la peculiar biodiversidad canaria. Si alguien tuviese duda, es conveniente mencionar que la dieta del gato asilvestrado ha sido bien estudiada en Canarias y existen numerosas publicaciones al respecto. En el resto del mundo, los investigadores canarios Félix Manuel Medina, Manuel Nogales y colaboradores señalan que son responsables del 14% de las extinciones de aves, mamíferos y reptiles en las distintas islas del planeta y la principal amenaza para el 8 % de las que se consideran en peligro crítico. Por esto, no tiene ningún sentido que este Anteproyecto de Ley considere a los gatos asilvestrados como domésticos. De aprobarse en los términos actuales, esta Ley impediría el control de los gatos asilvestrados, empeorando el estado de conservación de muchas especies endémicas de Canarias y contradiciendo la normativa básica en materia de conservación de especies amenazadas tanto a nivel europeo como nacional.

Por todo ello, y porque además las colonias de gatos pueden ser foco de enfermedades para el ser humano, no parece de sentido común que las vías públicas sean invadidas por gatos; los políticos de este país deberían modificar la ley que proponen y anteponer la conservación de la biodiversidad española y canaria a la de los gatos asilvestrados y sin dueños.

                                                                                                 Aurelio Martín. Profesor jubilado del Departamento de Biología Animal de la ULL.

 

Resumen
Aclaraciones sobre los gatos
Nombre del artículo
Aclaraciones sobre los gatos
Descripción
Artículo de opinión de D. Aurelio Martín, profesor jubilado del Departamento de Biología Animal de la Universidad de La Laguna
Autor